Mensaje de la Directora

Jóvenes, maestros, padres de familia:

La educación debe estar asentada en la eficiencia de la trasmisión de los conocimientos y en la consolidación de los valores humanísticos. Para ello, la escuela debe trabajar con una propuesta de cambio, donde cada uno participe, aportando ideas creativas, transformándolas en acciones sistematizadas y de equipo, con las que se involucre toda la comunidad escolar, para lograr así un trabajo fortalecido y una tarea educativa de calidad.

Este 26 de septiembre, en el cual nuestra Escuela festeja su 30 Aniversario, nos obliga a reflexionar sobre el trabajo realizado y a comprometernos a ser cada día mejores: mejores hijos, mejores hermanos, mejores alumnos, mejores maestros.

A tres décadas de la creación de nuestra Escuela, la sociedad victorense ha manifestado, en diversas formas, su reconocimiento a la labor que con acierto y profesionalismo, han sabido desempeñar los diversos equipos que se han turnado a través de la vida de la Institución.

Durante 30 años de compartir esfuerzos, proyectar acciones y, en una palabra, desarrollar cotidianamente el quehacer de la docencia en esta Escuela, he aprendido lo que vale la conjunción de ideas, impulsos que convergen, y cuyas resultantes se multiplican, y transforman lo que sería un desierto en un vergel; y de una escuela sin casa, sin recursos, y casi sin tiempo, la han ustedes convertido en algo que, sin falsas modestias, es una verdadera escuela.

Porque donde exista una escuela, ésta debe ambicionar ser el punto donde se centre el vértice de los intereses, de la grande o pequeña comunidad a la que sirve. Debe anhelar que su estructura, sea invitación permanente para que los padres de familia se acerquen a ella, con sentido constructivo, interesados siempre en aportar soluciones.

La escuela debe aspirar a ser fundamentalmente formativa, rectora del comportamiento y de las actitudes. La educación moderna debe ser creadora, y ética para alcanzar una cultura de respeto por la ley y de aprecio por la justicia. Debe ser un instrumento privilegiado de la democracia, que permita condiciones de igualdad y libertad entre los hombres. Una educación útil, acorde a las demandas del mundo real, incorporando el desarrollo tecnológico y científico a los planes de estudio y, por otro lado, una educación que fortalezca los valores que conforman el núcleo familiar.

Gracias, maestros de ayer.
Gracias, maestros de hoy:

Por forjar en cada uno de sus alumnos una voluntad férrea.
Por promover valores y hábitos.
Por fomentar la capacidad de crear, de pensar y de ser,
Por respetar la originalidad y la autonomía.
Por enseñarles a buscar la verdad.
Por sus enseñanzas, llenas de conocimientos.

Esta Escuela es una escuela joven en todos los aspectos, joven porque nunca ha admitido la obra acabada, cumplida, porque ve la vida como un deber y no como un placer, porque ha querido transformar y no conservar, porque ha tenido voluntad de hacer y no de poseer; porque ha vivido al día, para el mañana; porque va siempre hacia adelante, mantiene el anhelo por el futuro y cree que todo es posible.

Conservemos el ideal de escuela joven, porque sólo de esta manera seguiremos avanzando, sólo de esta forma podremos hacerle frente al nuevo reto educativo, sólo así seremos los maestros, los alumnos: los hijos que la Patria necesita.

 

Profra. Patricia Elena Roche Rangel